Un lugar con luz y alegría
Av. Ramón Anador 3691
Buceo

Atendido por su dueña y por un equipo con vocación de servicio, donde el buen cuidado de los ambientes lo llenan de alegría, donde compartir momentos bajo la consigna del buen vivir, con atención, cariño y respeto hacen la diferencia para el trato humanizado al que nos dedicamos.

  • Actividades 6 días a la semana
  • Ambientes familiares
  • Espacios coloridos

Tata Luis y Doña Lola cuenta con establecimientos en dos barrios, que comparten una misma filosofía y el mismo servicio:

“Somos una familia, algunos viven acá y otros vivimos afuera, pero somos familia”. - Claudia Hernández, directora

Un lugar para vivir y compartir, conversar y sonreir en un trato de igual a igual entre residentes, personal y familia nos hace disfrutar el estar juntos, que para nosotros es lo más importante en cualquier etapa de la vida.

Para estar bien hay que sentirse bien, y nunca dejar de aprender y jugar. Los talleres y actividades nos reúnen seis días a la semana: gimnasia, juegos, manualidades, tango y música. Así mantenemos la mente y el corazón en movimiento, contentos, ocupados y motivados a disfrutar cada día.

RESIDENCIAL
Con mucho color

En una zona tranquila del Buceo, nuestro hogar es una hermosa casa iluminada y bien aireada, donde la limpieza, los aromas y los sentidos complementan el bienestar y el buen trato.

  • 15 camas
  • Habitaciones individuales
  • Habitaciones compartidas
  • Estufa a leña
  • Espacio al aire libre
  • Circuito cerrado de videovigilancia
ACTIVIDADES Y SERVICIOS
Actividades

6 veces a la semana recibimos a profesionales y artistas que nos traen propuestas para mentener la mente y el cuerpo activos, desarrollando la creatividad, alimentando lo cognitivo y no perdiendo lo motriz, para así mantener la alegría de compartir.

  • Dos días de gimnasia
  • Viernes de juegos
  • Terapia Ocupacional con la Lic. María Eugenia Padrón
  • Manualidades con Espacio Kromos
  • Tangoterapia con la bailarina y especialista Anabela Conzzonni
  • Sábados de música
  • Música, alegrías y festejos en cada cumpleaños
Alimentación

Para nosotros la buena alimentación no significa sacrificar el sabor. Ofrecemos comidas muy variadas y balanceadas donde, a través de la buena combinación y excelente calidad, alimentamos el alma.

Respetando las preferencias y dietas alimenticias, hasta los residentes más selectivos se deleitan con nuestra comida casera. Cocinamos con amor

  • Cocinera propia
  • Pan casero y torta todos los días
  • Dietas variadas
  • Cocina sin sal bien sazonada
  • Nos adaptamos a las necesidades y gustos particulares

La mejor cara al Alzheimer

Esta patología no nos es ajena, y aunque es difícil para quien lo padece y su familia, nuestra experiencia es maravillosa porque sabemos que cuando cuentan con la atención necesaria y especializada, todo fluye hacia su bienestar y alegría.

Creemos que la información para todos es fundamental, por tal motivo periódicamente organizamos charlas sobre diferentes temas y patologías como Alzheimer, diabetes, derechos de los adultos mayores, etc., donde invitamos, además de nuestros residentes, a familiares, amigos y vecinos, porque sabemos que entendiendo mejor podemos cuidarnos mejor.

EQUIPO
Trato humano y vocacional

Desde que comienzan a trabajar en nuestro hogar, las cuidadoras llegan a un equipo con una clara misión: la humanización en el cuidado del adulto mayor, donde buscamos estimular un trato cálido y de mutuo cariño.

El equipo cuenta con 6 cuidadoras, con guardia permanente, bajo la supervisión de la señora Cecilia Montero, la dirección de la enfermera Claudia Hernández Carabajal, en el área social la Lic. en terapia ocupacional María Eugenia Padrón y la dirección técnica del Dr. Germán Fornos, quien cuenta con más de 20 años de experiencia.

El trato con las residentes es de igual a igual. Ellas también nos quieren hacer sentir bien.


PEQUEÑA HISTORIA

Tata Luis era mi abuelo del corazón, quien marcó mi vida con amor y me inspiró a seguir cuidando adultos mayores con la misma atención y cariño que tenía con él. Doña Lola fue nuestra primer residente y marcó nuestra experiencia y nos dió las bases de los excelentes cuidados que conservamos desde el primer día, logrando una gran amistad con su hija, que hasta hoy sigue apoyando nuestro trabajo.

El nombre del residencial es un homenaje a ellos, que siempre nos recuerda por qué decidimos seguir este camino de cuidar a nuestros abuelos con el corazón y con mucho amor.

Médico en dirección técnica
Personal de enfermería
Personal de administración
Ambientes con iluminación natural
Habitación privada con baño compartido
Espacios verdes
Servicio de cadetería
Talleres de actividades de estimulación cognitiva
Atención estética (peluquería, etc.)
Fisioterapia
Odontología
Podología
Música
Actividades lúdicas (bingo, juegos de cartas, etc.)
Fiestas temáticas y cumpleaños
TV cable
WiFi

Completá el formulario para contactarte directamente con este residencial.